Los cristales blindados

Los cristales blindados

Hace algunas semanas dedicábamos uno de estos artículos a hablar de los vidrios de seguridad, esos vidrios a los que en las empresas de cristalería de Vizcaya les hemos dado un tratamiento especial para que su rotura no pueda causar ningún percance a quien esté en sus inmediaciones. Mencionábamos en ese artículo que, para la mayoría de nuestros clientes, cuando oyen hablar de vidrios de seguridad piensan en los cristales blindados que hay en muchos comercios.

Empecemos por decir que el nombre técnico que utilizamos en las empresas de cristalería de Vizcaya para referirnos a los  comúnmente conocidos como cristales blindados es el vidrio laminado de seguridad, lo que te puede empezar a dar una idea de su composición. Estos cristales blindados están compuestos de varias capas de vidrio alternando con otras de un material plástico de alta resistencia, por lo general, un material polivinílico.

Durante el proceso de fabricación de estos cristales blindados, las diferentes láminas se someten a altísimas presiones hasta que prácticamente terminan por fundirse entre sí hasta formar un vidrio cuyo grosor puede oscilar entre los 15 y los 70 mm. La dureza del cristal se combina así con la flexibilidad que aporta el polivinilo de modo que el blindaje puede absorber la potencia del impacto de un arma de fuego incluso a muy cortas distancias.

Existen otros métodos para la de fabricación de los cristales blindados en las que el polivinilo se sustituye por otros materiales como pueden ser unas resinas líquidas que se endurecen con la presión y la temperatura. En cualquier caso, para que un cristal blindado tenga todas las homologaciones necesarias para ser así considerado debe tener un espesor mínimo de  35 mm.

Si necesitas instalar cristales antibala, puedes ponerte en contacto con Cristal Oteo.

haz clic para copiar mailmail copiado